Adulteran origen de cerveza ‘artesanal’

Las cervezas artesanales, que hace un par de años representaban solo el 0.5 por ciento del mercado mexicano, se han convertido en un nicho apetecible no solo para consumidores sino para las grandes cerveceras, que han iniciado la compra de varias marcas, sin revelarlo a los consumidores.

Esta estrategia comercial, es considerada por los pequeños productores como una práctica que viola el artículo décimo de la Ley Federal de Competencia Económica, que condena las prácticas de monopolio.

Desde hace un par de meses, Grupo Modelo, que junto con Cuauhtémoc Moctezuma acapara alrededor de 98 por ciento del mercado de cerveza tradicional, comenzó a comprar, en completa discreción, a pequeñas productoras que eran artesanales.

Compran la marca y la producen en sus fábricas, pero la siguen vendiendo como si fuera artesanal, aunque reducen el costo de producción y tienen mayor oportunidad de distribución.

Entre las compras concretadas están las firmas Bocanegra y Cucapá con una sola marca cada una, las de Cervecería Mexicana, que engloba al menos nueve marcas como Mexicali o Río Bravo, y la absorción de Cervecería Tijuana, que implicó siete marcas, entre ellas Tijuana Morena y Rosarito Beach.

Jesús Briseño, dueño de Cervecería Minerva e integrante de la Asociación de Cerveceros de la República Mexicana (Acermex), explicó que esta modalidad afecta su entrada a ciertos establecimientos porque a pesar de la prohibición de prácticas monopólicas en la ley, aún no se han eliminado los contratos de exclusividad para la distribución de cerveza.

“Modelo compra sus propias cervezas artesanales y el restaurantero adquiere una línea de crédito de no sé, 10 millones de pesos que puede pagar a tres años, pero Modelo le dice: ‘mira, ya tengo todas estas cervezas artesanales, si me compras a mí éstas, baja tu deuda o no te cobro intereses’, y es la manera de que ellos accedan”, explicó Briseño.

Aunque la adquisición de estas cervezas artesanales se mantenía bajo cláusulas de confidencialidad, registros del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (Impi) en manos de LA CAPITAL, prueban la propiedad de Grupo Modelo.

Gato por liebre

Otra denuncia de los productores artesanales es que esas marcas siguen vendiéndose como artesanales cuando ya no cumplen con ser independientes, pequeñas y tradicionales, además de otras características que tienen que ver con el volumen, ingredientes y procesos de producción.

El costo promedio de producción de una cerveza artesanal es de 25 pesos, mientras que el de una comercial va de 12 a 15 pesos. A esta cantidad se suma el impuesto de 26.5 por ciento, que aumenta el precio para el consumidor debido a que el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en las cervezas no está homologado. Esto implica una doble ventaja del grupo cervecero comercial.

LA CAPITAL solicitó su postura a Grupo Modelo, quien no respondió. También a Maribel Quiroga, Directora de Cerveceros de México, quien a través de su vocera, aseguró que no está enterada de esta problemática y que no tiene quejas por parte de artesanos asociados.

Con informción de: http://www.lacapitalmx.com/subterraneo/adulteran-origen-de-cerveza-artesanal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *